La apuesta

 

ritual-llaves

 

Edson, un abogado reconocido y muy  aficionado a las apuestas, bebía  de noche y de día, apostando todo lo que se le venía en mente. Una noche  luego de un encuentro con colegas llegó a su apartamento acompañado.

No creo poder beber más. Suficiente por hoy. Tomé de golpe  todo el vaso con whisky  y le dí una calada  a un ducado. Quedé tendido en la alfombra roja de  mi  penthouse del sexto piso  del edificio, con el brazo extendido y sujetando el vaso vacío. Una mancha negra  se fue dibujando en la alfombra.

El chillido de una bisagra me despertó, la ventana de la sala donde había estado bebiendo se encontraba entreabierta, la cortina se inflaba levantando las páginas de unas  revistas y periódicos que estaban sobre una mesita y las sujetaba un vaso lleno de whisky.

Me levanté con dificultad. Sentía un gran dolor por el vientre. No recordaba nada de lo que hice en la noche. Me dirigí al baño para orinar mientras trataba de acordarme con quien había estado bebiendo. Pateé un bolso de donde cayó un manojo de  6 llaves muy parecidas a las de mi apartamento. Puse un ducado en mis labios mientras desajustaba la correa. Lo hacía con cuidado por el dolor que sentía. Con un poco de esfuerzo pude desajustar la hebilla y me bajé el pantalón lentamente mientras  veía mi rostro reflejado en el agua del inodoro. Gemí un poco. Mi calzoncillo tenía una gran  mancha de sangre. Me sorprendí y me dolió más. Sonó el timbre y rápidamente a pesar del dolor me subí el pantalón y caminé con dificultad para abrir la puerta. En el trayecto se me cayó el Ducado y de reojo observé un papel toalla  envuelto que chorreaba sangre. Me agaché lentamente ya que el dolor se intensificaba. Levanté el papel y dentro de él había un objeto carnoso del color de mi piel ensangrentado y lleno de vellosidad.

Un grito seco  estremeció  todo el edificio. Los propietarios asustados empezaron a bajar piso por piso, se acercaron a recepción y el conserje con manos temblorosas marcaba el número de la policía mientras buscaba las llaves del edificio.

Publicado por Daniel Ramos Ramella

Daniel Ramos Ramella.-Bachiller en Ingeniería Industrial, cuentista y poeta. Nació el 14 de septiembre de 1978 en el departamento de Lima, República del Perú. Sus primeros poemas fueron escritos desde el colegio en el año 1992. Expresó sus inicios literarios en el año 2002, luego de su regreso del Norte del Continente. Participa anualmente de Recital "Palabras sin fronteras" en la Universidad Ricardo Palma. Ha participado en talleres de la Escuela Editorial de Lima, talleres de cuento creativo en la casa de la Literatura de Lima y talleres sobre análisis narrativa en ficción. Expresa sus ideas respetuosamente mediante la poesía, siendo su único compromiso innegociable con la vida, la paz, la justicia, la verdad y sobre todo la libertad. A la edad de 35 años recopiló varios poemas románticos en su obra Trece (2014). También ha publicado numerosos relatos en antologías y revistas. Obtuvo el tercer lugar, en concurso de microficción « Cuenta Lima 2017» y obtuvo merecido tercer lugar de concurso Historias Mínimas del Diario "El Comercio" . En su página web, https://danielramosramella.com, se recoge más información sobre sus proyectos actuales, sus pensamientos y sus publicaciones en Internet.

4 comentarios sobre “La apuesta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: