Mi segundo trabajo

No fue una necesidad, ni tampoco presión de mis padres, pero decidí trabajar. Estaba a puertas de cumplir 21 años, había terminado la carrera de ingeniería industrial y necesitaba dinero para malgastarlo. Ocurrió un domingo, antes de mi cumpleaños, hice un par de llamadas a los anuncios del periódico y el día lunes, así de rápido, recibí dos propuestas. La primera era como practicante en una empresa textil, la segunda, como acompañante de mujeres. Esta última me llamó más la atención, no solo por la parte económica, ya que quintuplicaba los ingresos, sino porque conocería mujeres. Así que me citaron en una oficina del centro. Un hombre alto y gordo, me explicó sobre los pasos a seguir, a pesar de no estar de acuerdo con todo, acepté. Me entregó un celular, me tomaron fotografías, me pidió alguna información que la ingresaba en una computadora, y listo, eso era.

Al los dos días, tuve mi primera cita, se llamaba Claudia, era una señora de 50 años, casada y su marido había sido destacado a provincia. Así que con mucha seguridad, pasé a la sala, ella me esperaba con unos tragos, conversamos sobre muchas cosas y luego, claro está, pasamos la noche juntos hasta al amanecer.

Los demás días, eran similares, visita a mujeres, alcohol y sexo.

El día que originó un cambio radical en mi vida, fue al mes de estar metido en este tipo de negocio. Me fui enamorando de cada mujer, les agarraba un gusto increíble a cada una de ellas y fui visitándolas sin importar el dinero que podía generar a través de la plataforma. Así que el dueño del negocio me citó en la misma oficina donde tuve la entrevista.

Siéntate, dijo. Tomé asiento, e intuí lo que vendría después. Dos personas encapuchadas salieron de unas habitaciones, luego me colocaron una bolsa de tela, ataron mis pies y manos.

No se cuanto tiempo ha pasado de esto. Salí del hospital, regresé a la casa de mis padres. Hablé con ellos sobre lo que había pasado. Aprendí, no del todo.

Pasaron dos meses, busqué empleo, y recibí dos llamadas. Una como practicante en una empresa embotelladora y la otra muy parecida a mi primer trabajo, solo que ahora, debido a la extirpación recibido por los maleantes, tendré que cambiar de clientes.

Publicado por Daniel Ramos Ramella

Daniel Ramos Ramella.-Bachiller en Ingeniería Industrial, cuentista y poeta. Nació el 14 de septiembre de 1978 en el departamento de Lima, República del Perú. Sus primeros poemas fueron escritos desde el colegio en el año 1992. Expresó sus inicios literarios en el año 2002, luego de su regreso del Norte del Continente. Participa anualmente de Recital "Palabras sin fronteras" en la Universidad Ricardo Palma. Ha participado en talleres de la Escuela Editorial de Lima, talleres de cuento creativo en la casa de la Literatura de Lima y talleres sobre análisis narrativa en ficción. Expresa sus ideas respetuosamente mediante la poesía, siendo su único compromiso innegociable con la vida, la paz, la justicia, la verdad y sobre todo la libertad. A la edad de 35 años recopiló varios poemas románticos en su obra Trece (2014). También ha publicado numerosos relatos en antologías y revistas. Obtuvo el tercer lugar, en concurso de microficción « Cuenta Lima 2017» y obtuvo merecido tercer lugar de concurso Historias Mínimas del Diario "El Comercio" . En su página web, https://danielramosramella.com, se recoge más información sobre sus proyectos actuales, sus pensamientos y sus publicaciones en Internet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: