Amor por dinero

Amarrada al volante, sin poder hacer nada, no le quitaba la mirada al maletín. Yo, con todas la de ganar, apuntaba la cabeza de su esposo. Entrégueme el dinero, insistí. Volvió a negar, disparé. La mujer, al ver desvanecer a Ricardo, mordió las ataduras para liberarse. Cogí el dinero. Antes de salir del auto, laSigue leyendo «Amor por dinero»

Susurros

¿Loco yo? pues sí. Loco. Susurros, casi imperceptibles, algunas palabras pude identificar como «hola» «necesito» «vida» «ayuda». Fármacos cada dos horas, durante un mes y medio. Terapias, alcohol, drogas. Quedó en el olvido. Ahora todo va bien, los susurros desaparecieron, eso sí, en las noches, entra un airecito frio que recorre mi habitación hasta apagarSigue leyendo «Susurros»