El fin es el principio y el principio es el fin

Ninguno sano. Convivieron con la enfermedad unos años más, el indice de mortalidad aumentó considerablemente, mujeres daban a luz niños enfermos, otras los perdían en el proceso. La calle era un gran cementerio. Saqueos, incendios y por último, la extinción humana, hasta que uno, muy peludo se animó y bajó del árbol.