Marie

– ¿Qué esperas para dormir Tadeo? –dijo Elena, molesta. –No tengo sueño mi amor. –Quiero dormir, debemos levantarnos temprano. ¡Entiéndelo! ¡Apaga esa maldita Luz! –Termino y apago. –Entonces vete a otro lado.  Necesito dormir. –De acuerdo–dijo Tadeo. Sacó unas frazadas del armario y las extendió en el sofá. Se quedó observando su biblioteca, la alumbraba una luzSigue leyendo «Marie»